Árboles

paseo

Decidme que cuchicheáis
habladme de vuestras quimeras
de los agravios vividos.

Doblad mi alma y hacedla humilde
con vuestros sones ocultos
halladme entre vosotros
y habladme.

No hay camino, sin ramas que lo vigilen
no hay historia que no sepáis
y sin embargo callais.

Habladme de los cuentos
que os contais de noche
de terrores que no compartis.

Habladme del amor,
y de la vida que véis y de los
latidos de la tierra.

Rama, raíz,
madera, tronco, hoja
vetustas estatuas
que sienten.

Anuncios

Bastaba por ahora

nud

La sombra de sus manos todavía
bailaba sobre sus muslos
mientras sumergía su desidia en la bañera
las sombras y el recuerdo flotaban
y eran patitos de goma amarillos
que la entretenían y la mantenían a flote.

Sus manos, el aroma de sus abrazos
y unas palabras que guarda en su corazón
le servían para calentar la estancia
del frío de noviembre.

Mientras todo lo demás resbalaba
con el ocaso de otro año,
una promesa y su aroma
bastaban por ahora.

Eso la hizo féliz a ella momentaneamente
el millón de preguntas posteriores
se las dejaba para el año siguiente
porque se lo había prometido a sus manos.

Ojos cansados

ojos

había descanso tras años de espera,
tras el destierro, momento de despertar.
Había peso, pero no para doblegarlo
Y la esperanza bullia.

Voces, gritos, algarabía
Cofrades paseando sueños
Que volvían a desfilar
Ante su universo tras los ojos cerrados.

Hay vida en un alma suspendida
Y dudas y cimientos.

Hay razones que emparedan
Y locuras libertarias.