Escribe

escritor desnudo en el suelo

Escribía, y eso le implicaba escalarse así mismo y más con la depresión que lo consumía. No tenía ganas, es más no debía hacerlo. Ver todo lo que el era, recorrer su abrupto interior. Sólo quería llorar. Debía provocar la avalancha. Le ardían las sienes, pero su cuerpo dormía. Aquel volcán que había sido, estaba dormido con todos sus vicios callados.

Gritó, se desnudó,insultó al yo del espejo, pero el papel seguía en blanco. Maldita sea. Encendió un cigarro, quería dejar la tarea. Quería fumar y estar quieto. Ser una isla mínima sobre la faz de la Tierra. El doctor le había dicho que debía escribir lo que sentía pero él seguía en su sueño de opio.

El título, tengo que escribir el título. Tecleó: “Carta a mi hijo muerto”. Lloró de nuevo. Pero esta vez, se sintió mejor. Era la primera pequeña victoria, que ganaba en años.

Anuncios

Plegaria al Sol

Le pedí al Sol tregua,
Una noche más larga para amarte
Me aconsejó que me arriesgara
A quererte por las mañanas.

Dormimos juntos y al alba te dije
lo mucho que te necesitaba.

Cárcel de Luz

celda de adobe con ventanas pequeñas donde entra mucha luz

Llevaba encerrado en la sala
apenas unas horas. Había sido
apresado con el alba en su guardia
del paso de la calavera, como lo llamaban
los afganos. Se sentó con la cabeza reclinada
contra la pared. ¿Qué peligro para su país,
Su familia, lo había llevado a 20000 km?

Lloró, no sabía si saldría vivo de aquella sala,
y aquella luz que entraba era como la voz de un Dios
qué le susurraba que era el momento de limpiar
su alma. “Ese mismo sol calentará más tarde, la piel de
mi mujer y mis hijos mientras juegan en el jardín”. Pensó.

Les mandó un beso de despedida y
colgó mentalmente un cartel
con las palabras “OS QUIERO”,
sobre un rayo de sol.

No había matado a nadie, pero estaba
en la tierra de aquellas gentes, como un alien
invasor, que quería intervenir en la vida de los hombres.

Se odió así mismo, en el adiestramiento le dijeron
que se sentiría así si lo capturaban. Pero no le dijeron
que voces internas escucharía, ni el nivel de ansiedad
que sufriría, ni la culpabilidad, ni le hablaron de la maldita luz
entrando por las pequeñas ventanas. Era lo más cerca
que había estado jamás del infierno, y de este, eran custodio los hombres,
no había angel caído.

Se odió de nuevo por sus acciones y rezó. Al día siguiente,
al entrar el guardián, encontró a aquel soldado americano
grande, rubio y de ojos azules, desquiciado. Tenía su mirada perdida.

“La luz ha hecho de nuevo su trabajo y ha extirpado el mal del
yankee invasor, la culpabilidad lo está rompiendo”, pensó
mientras una mujer a 20000 kms recibía del sol un haz de luz
que pintó una sombra en el suelo de su jardín con las
Palabras “OS QUIERO”. El soldado murió de culpabilidad esa mañana.

El Guardia rezó a su Dios por haber mandado la luz y le deseo mal
a todos los americanos. El sol tornó un haz de luz diferente y pintó
en la sombra de la celda el mensaje “PERDONA HERMANO, NO LOGRÉ REGRESAR”.

Y supo que eran las palabras de su hermano preso en Guantánamo. Lo imaginó,
muerto como el soldado a sus pies.¿ La culpabilidad también? La luz le devolvía
un mensaje de dolor contra su odio. Y había funcionado. Sintió pena y lloró,
soltó su arma. Su odio se había inmolado, y deseó ahora sí, amor para todos los
que habían sufrido esta guerra, la luz pareció emitir un destello, como diciendo:
Este es el camino.

Nariz de Payaso

chica reclinada con nariz de payaso

Ya no tenía gracia, después de nuestra crisis, no después de la última. Se puso una nariz de payaso para recibirme. Ella quería mi sonrisa. Yo hubiera querido su fidelidad. Le pregunté si se vestía de payaso para estar a mi altura, no le hizo gracia mi entradilla.

Tú un payaso, yo, una furcia, según tú, formamos un dúo de novela negra. Y así sentenció la escena. Tomamos whisky juntos y nos embarramos cada uno con el cuerpo del otro durante un par de horas. Le dejé puesta la nariz, no quería estropear su personaje.

Al día siguiente, una Polaroid, ella y su nariz. Me voy hasta que decidas quién es el payaso.

Sin duda yo, el payaso triste que quedó, llorando con whisky en su desayuno el día que ella se marchó.

Sociedad

sociedad

Sociedad,
no te entiendo,
cuando golpeas
cuando maltratas
y del débil escapas.

Sociedad,
¿eres acaso ajena al dolor
porque nunca lo has sentido?
Las manos ancianas deshauciadas,
las de un joven sin trabajo.

Sociedad,
cada día más eres
un extraterrestre
que vive en centros comerciales,
y que huye de valores humanos.

Sociedad,
conversión pactada a una neoreligión,
alienígenas del consumismo
con Sancta Sanctorum
en un Iphone.

My Personal Sherpa

Personal Sherpa

My personal sherpa – a young lady

El se dejó guiar por ella,
Ya no se resistía a pensar
Que podría conducirlo
A la perdición, demasiado
Caótica, demasiado niña.

Cerró los ojos y respiró,
Sin mirar atrás,
Fue pasó tras paso,
Guiando su cuerpo,
Su ser, hacía la inercia
Que impriman los pasos
De su diminuta sherpa sobre la tierra.

Y fue feliz porque vivía,
Y avanzaba con menos peso en su alma,
Era espiritualmente aerodinámico.

Descubrió que ella era la misma vida,
Y que él era, a medida que pasaba el tiempo,
Más y más un paquidermo,
Torpe y que aprendía lento,
Y cuyas decisiones hasta ahora,
Sólo le habían traído arrugas.

De la mano de aquella niña,
Se lanzaba hacia cualquier circunstancia.
Dejó en la cuneta su temor por el futuro
Y se centró en ver al dios del universo
Que avanzaba con los pasos de ese
Querubin rubio que sonreía siempre
Al mirar al horizonte, y que mañana
Le decía, jugarían al escondite,
Y tendría que buscarla de nuevo,
Quizás bajo otra piel u otra forma,
Pero que la encontraría.

Hasta que el mismo fuera,
Por si mismo, un sherpa para otros,
Que ayudaría a desaprender,
Los temores y a llenar de paz,
Las pobres almas que moraban
La savanna de las cosas vivas.

La criatura

criatura

Antes de soplar las velas
De su 37 cumpleaños,
Le dijeron que tenía que pedir un deseo.

Ella pidió vencer sus miedos,
Liberarse del temor. La noche siguiente,
Soñó tuvo un sueño pesado debido al vino
Y al exceso de dulce. Soñó con pasillo,
Y en el, cortando la luz, una criatura
Que le resultó familiar,
Era el monstruo del armario,
Que la stormentaba cuando de niña
Ya en la cama apagaban las luces,
Y la dejaban con un tenue brillo bajo la puerta
De unas luces vecinas.

La criatura se acercó,
Hola Agnes, vengo porque me has invocado,
De niña me venciste, sepultandome
Bajo tu seguridad al hacerte adulta.

Soy la misma criatura que te llevará El día
De tu muerte y por tanto a la que quizás,
Unicamente deberías temer.

Agnes, sobrecogida, le dijo que temía más
A la propia vida, a la decepción de los vivos,
A su desprecio, a que no la quisieran sus hijas.

La criatura la miró, le dijo que si era su deseo,
Podría llevarla con él y así no tendría que despertar nunca.

Ella dijo que temía más aún esa opción,
Por no saber si los que ella amaba,
Estarían bien y a salvo.

La criatura dijo: extrañas criaturas los humanos,
Provenis del barro y para ser vasijas nacis,
Os llenais y llenais de cosas,
Y la vida os las va quitando
Cuando ella quiere y aún así,
Vosotros pensáis que podéis controlar el no derramaros.

Mujer vasija, no puedo liberarte ahora,
Sólo acompañarte Hasta el día,
en que con tus sentires riegue el mundo,
Para portarte vacía al otro lado.

Preguntó ella si vaciarla era para tranportarla mejor,
O el otro mundo estaba alejado de estos miedos.
El dijo que no existía tal cosa en la otra orilla.

Ella entonces, se arrepintió de su deseo,
Y dia a día, disfruto de ser vasija,
De llenarse de sentires y del mundo,
Y lloró por la criatura del armario,
Que permaneceria inmutable
Hasta que se consumieran todas las edades
Del mundo o lo que es lo mismo,
Hasta que las niñas pequeñas
Dejarán los terrores nocturnos
Y los armarios llenos de
Critaturas infernales.

El malecón

image

Solía siestear en el malecón,
Y a él le contaba sus duelos,
Su frustración y las ganas de
Escapar que sentía.

Miraba al mar golpear al otro lado,
Y el se sentía parte del océano
Humano que moraba la isla y
Sentiase una ola que se abatia
Sobre la roca.

El enorme montón de piedra
Aguantaba espartanamente,
Embistes de mar y humanos,
Del sol, el aire, la lluvia.

El malecón gastado
Aguantaba sus lágrimas también,
Y su promesa de que algún día,
Quizá tuviera la suerte de verlo demolido,
Cómo la piedra lo veía a él ahora.

Se despedía de la roca,
Ojalá mañana no te vea,
Porque mis esperanzas,
Se hayan devuelto cumplidas.

La Barca

barca sobre nubes

Aquella barca mágica
Le permitía surcar el cielo
Y pescar los sueños
En los surcos de las nubes.

La gente soñaba
Y su imaginación volaba,
Él con su barca podía
Recoger el coral de sus ilusiones,
De entre los cuerpos
Nebulosos.

Recogió un día
Tres fortunas soñadas,
Y dos amores de juventud recuperados,
El que más le sorprendió,
Fue el que quería arreglar el mundo,
Esos cada día eran más raros de ver.

Fama, fortuna, lujuria,
Comunes, zafios sueños.
Cada vez que un sueño entraba en contacto
Con su piel,
Se cumplía.

El era el responsable de los sueños cumplidos,
Un día cogió el sueño de alguien que anhelaba su Barca mágica,
Automáticamente, desapareció bajo sus pies,
Mientras caía, soñaba con no morir,
Y confiaba en que el nuevo responsable de los sueños cumplidos,
Encontrará su sueño.

Muchos más sentían que su vida era una caída a la muerte,
Y confiaban en que su sueño se cumpliera,
Pero ninguno de ellos, se había responsabilizado nunca,
De cumplir los sueños de otros.

Sólo por eso pensaba que merecía salvarse,
Pensaba, mientras caía, como tantos otros,
Pensando que él sin duda,
Era especial sobre el resto.

Me gustaría una España diferente

spain flags

banderas de espana

Vivo como tantos otros con esa sensación de nausea por lo que veo a mi alrededor en mi país. Soros decía en 2012 que los españoles éramos demasiado gregarios con Alemania, y yo creo que en general. Somos un país con vocación de servicio, es lo que dice el análisis de nuestros sectores productivos.

No hay nada más cómodo que decidir blanco o negro cada cuatro años y dejar que todo pase. Así también en el trabajo, en la relación, con los maestros,… El español es adicto a la zona de confort. Esta naturaleza, no viene en la raza, no es un gen latino, tiene que ver también con la educación que los poderes nos han inculcado, con la cultura e identidad con la que se nos han trazado las líneas ideológicas desde hace siglos. Con el Guatemala y guatepeor, con el virgencita déjame como estoy.

Qué es peor: ¿el inmovilismo o el cambio? Nuestros datos dicen que funcionamos al contrario que los países avanzados, cuando sube nuestro producto interior bruto, es decir, lo que producimos, baja nuestra productividad, es decir, suben los costos para producir lo mismo. Y no es porque los salarios crezcan.

Viajen y vean, con este panorama emigras y ves casos como el de Singapur, países con mucho menos que han crecido exponencialmente ¿Cómo lo han hecho? Para mí, educación y concienciación son la clave. Pero incluso antes de eso, antes de somos todos conscientes y empujamos en la misma dirección, tenemos que resolver las heridas internas. Somos un país que no canta himno, que Casi no muestra banderas. En otros países, tienes una casi en cada casa. Es la náusea. Consciente o inconsciente. Para mí, grandes barreras son las siguientes:

– Guerra Civil: ganadores y perdedores, ni República ni Feudalismo. Dejar que siga la memoria histórica su curso, sin juicios. Y una vez velados los muertos, devuelta la dignidad a los mayores ultrajes a la dignidad en ambos bandos, llorada la barbarie, dejar que está monarquía parlamentaria florezca. Hay que abrir las ventanas. Esta es la gran oportunidad para Felipe VI.

– Pluralidad: en Singapur, todos los carteles están en inglés, mandarín, hindi y malayo. Aceptan que son reinos y lo respetan. Nuestro escudo dice que somos reinos juntos, iguales, codo con codo, pero se quiere imponer el castellano, las formas castellanas. El castellano puede ser un nexo, pero la cultura de varios reinos no puede ni debe olvidarse. La tolerancia es vital en el siglo XXI. Y no sólo en los reinos, en la religión o la no religión, en los velos musulmanes, en las culturas diversas. Fuimos ocho siglos musulmanes, fue la gran revolución pre-industrial que vivimos antes de los Reyes Católicos. ¿Por qué no aprovechar más las sinergias? Somos puerta para Asia en Europa, un buen lugar para sus operaciones, y para aprender de su vasta cultura comercial e industrial.

– Alcohol: bebemos y perdemos la cabeza, como en Viridiana. No subamos más las cargas de la gasolina y la cultura, subamos el impuesto sobre el alcohol, con zonas de exclusión o productos para proteger turismo y viñedos. El alcohol tiene que dejar de definirnos como sociedad.

– Corrupción: no tiene gracia defraudar ni el cohecho, ni los favores. Ocho años máximo de un gobernante a todos los niveles, más recursos para los inspectores y jueces, y una justicia independiente y agnóstica.

– Rendir tributos al esfuerzo: sin forzar meritocracia, este país necesita aprender a decir gracias a los que se esfuerzan, sin envidia insana, sin desearles la muerte. Rendir tributo no sólo a investigadores, sino a cineastas, trabajadores, y Empresas nacionales que destaquen. En sus desvelos, están las grandes oportunidades.

Para mí, hay tanto que hacer, para acallar esta náusea. Y con la identidad cultural solventada, con el orgullo patrio restablecido, con todos en un barco mejor, podríamos atajar el tema de la productividad y demás diferencias. Y dar al mundo de nuevo, una imagen nítida, del porqué España fue una vez España.